Apareció el coche

Me acaba de llamar mi hermana hace unos minutos. Le ha llamado mi madre al trabajo y parece ser que por fin ha aparecido el coche que le robaron el pasado jueves.

Ha aparecido en el barrio, relativamente cerca de donde vivimos (y de donde fue robado), y con un fuerte golpe. No sé exactamente el alcance de los daños, pero de momento habrá que dar parte al seguro, hacer la declaración, etc. El caso es que todo viene a confirmar la sospecha de que el ladrón es alguien del barrio, que muy posiblemente nos conoce personalmente y que se está cebando con nosotros a base de bien...

Porque, que en el último mes nos hayan robado ya tres veces (diversas cosas de la nave de mi padre, el radio-cd de mi coche y, por último, el coche de mi hermana) y que nos hayan metido palillos en la cerradura de casa, cuando algo así no es habitual en mi barrio, es para estar realmente mosqueado. De hecho, hay ciertas cosillas últimamente que me están haciendo pensar que nos van a intentar robar en casa dentro de poco... cosas como que llaman a la puerta a horas intempestivas y no hay nadie cuando abres.

Lo dicho: muy mosqueado. Manda huevos.

-- Wayfarer

P.D. Estos días ando con mucho trabajo, así que lo del fotolog va para largo.

Escrito el miércoles 04 de junio de 2003 a las 18:10 por Wayfarer
Semana anterior |  Indice de Archivos |  Semana siguiente |  Permalink |  Inicio de página

Queda prohibido - Alfredo Cuervo Barrero

"Queda prohibido no sonreír a los problemas, / no luchar por lo que quiero, / abandonarlo todo por tener miedo, / no convertir en realidad mis sueños. / Queda prohibido no demostrarte mi amor, / hacer que pagues mis dudas y mi mal humor, / inventarme cosas que nunca ocurrieron, / recordarte sólo cuando no te tengo..."

Queda prohibido

¿Qué es lo verdaderamente importante?, busco en mi interior la respuesta, y me es tan difícil de encontrar. Falsas ideas invaden mi mente, acostumbrada a enmascarar lo que no entiende, aturdida en un mundo de falsas ilusiones, donde la vanidad, el miedo, la riqueza, la violencia, el odio, la indiferencia, se convierten en adorados héroes. Me preguntas cómo se puede ser feliz, cómo entre tanta mentira se puede vivir, es cada uno quien se tiene que responder, aunque para mí, aquí, ahora y para siempre: queda prohibido llorar sin aprender, levantarme un día sin saber qué hacer, tener miedo a mis recuerdos, sentirme sólo alguna vez. Queda prohibido no sonreír a los problemas, no luchar por lo que quiero, abandonarlo todo por tener miedo, no convertir en realidad mis sueños. Queda prohibido no demostrarte mi amor, hacer que pagues mis dudas y mi mal humor, inventarme cosas que nunca ocurrieron, recordarte sólo cuando no te tengo. Queda prohibido dejar a mis amigos, no intentar comprender lo que vivimos, llamarles sólo cuando les necesito, no ver que también nosotros somos distintos. Queda prohibido no ser yo ante la gente, fingir ante las personas que no me importan, hacerme el gracioso con tal de que me recuerden, olvidar a toda la gente que me quiere. Queda prohibido no hacer las cosas por mí mismo, no creer en mi dios y hacer mi destino, tener miedo a la vida y a sus castigos, no vivir cada día como si fuera un último suspiro. Queda prohibido echarte de menos sin alegrarme, olvidar los momentos que me hicieron quererte, todo porque nuestros caminos han dejado de abrazarse, olvidar nuestro pasado y pagarlo con nuestro presente. Queda prohibido no intentar comprender a las personas, pensar que sus vidas valen más que la mía, no saber que cada uno tiene su camino y su dicha, pensar que con su falta el mundo se termina. Queda prohibido no crear mi historia, dejar de dar las gracias a mi familia por mi vida, no tener un momento para la gente que me necesita, no comprender que lo que la vida nos da, también nos lo quita.

-- Alfredo Cuervo Barrero

NOTA: He recibido un fragmento de este poema por correo electrónico (y parece que está circulando bastante por ahí) atribuído equivocadamente al poeta chileno Pablo Neruda (1904-1973). Esa atribución es del todo incorrecta, pues el autor de este poema es Alfredo Cuervo Barrero.

Escrito el miércoles 04 de junio de 2003 a las 15:42 por Wayfarer
Semana anterior |  Indice de Archivos |  Semana siguiente |  Permalink |  Inicio de página